Así lo expresó Gustavo Córdoba, director de la consultora Zuban Córdoba, quien hizo un análisis sobre la situación política y económica actual

Gustavo Córdoba, director de la consultora Zuban Córdoba, en AIRE BONAERENSE, hizo un análisis sobre la situación política y económica actual. Según explicó, “hay como una especie de punto de inflexión en la república Argentina que fue la carta que envió Cristina Kirchner”, y dijo que “el gobierno tiene un control de la agenda mucho más fuerte después de esa carta”.

Córdoba sostuvo que “el gobierno tiene otra actitud” y que “antes de cambiar el gabinete, está pensando en cambiar algunas políticas”, lo que, a su entender, es algo positivo. Según expresó, en lugar de discutir cuestiones de la oposición, “estamos discutiendo los ejes que está encarando el gobierno”, cambiando así el foco de la agenda.

“Hay dos planos de análisis”, enumeró Córdoba sobre los temas que el gobierno mantiene en discusión como el aporte solidario y la legalización del aborto, “el inicial es ver cómo maniobra el gobierno para recibir la mayoría de votos en ambas cámaras, pero también hay un segundo plano que es que el gobierno empezó a definir una lógica de pensamiento que no tenía”.

De todas formas, el consultor dijo que “el gobierno también debe entender que tiene que hablarle a los que no lo votaron y a los que están en el margen crítico”. Luego expresó que “ha entendido que tiene que generar algunos consensos y después tomar las medidas, creo que eso es necesario, es auspicioso”.

En lo económico, Córdoba señaló que “han subestimado mucho al ministro Guzmán” y que “creo que es posible pensar que vamos a tener un 2021 mucho más pródigo que 2020”.

Sobre la oposición, expresó: “si yo comparo el año de Alberto Fernández y el primer año de Macri veo que el peronismo le dio varios proyectos a Macri y no estoy viendo que sea recíproco”.

“Estando en el gobierno el PRO era un partido muy poderoso, pero en un contexto donde no hay un liderazgo indiscutido puede pasar cualquier cosa”, dijo, “Mauricio Macri es una figura muy incómoda en el partido”.