El fiscal general la localidad bonaerense de Azul, Marcelo Sobrino, dijo hoy que se investiga si el desvío en la cadena de frío que causó la pérdida de cientos de dosis de la vacuna Sputnik V contra el Coronavirus en Olavarría se debió a «una falla eléctrica en el freezer» en donde estaban ubicadas o si se trató «de un atentado».

Ayer, el Ministerio de Salud bonaerense debió reprogramar la aplicación de la vacuna para el personal de salud de la localidad del interior provincial tras detectar un «desvío en la cadena de frío» que causó la inutilización de cientos de dosis.

En declaraciones radiales y televisivas, Sobrino explicó que la denuncia fue radicada por la directora del Hospital Oncológico en la Fiscalía N° 10 de Olavarría. El fiscal expuso que en ese centro de salud había unas 450 dosis -90 ampollas, cada una de las cuales contiene 5 dosis- que debían permanecer «a una temperatura de entre -18° y -40°».

Argentina comienza campaña de vacunación contra el covid-19 con la Sputnik  V - France 24

«Ayer a la mañana, se encontraron con que la graduación del freezer estaba en 26°, con lo cual había que descartar 400 dosis -dado que otras 50 ya se habían inoculado al personal de salud- porque perdieron la cadena de frío», precisó. Sobrino explicó que «se está investigando si fue algo del orden de una falla eléctrica en el freezer o un atentado», aseguró que «se analizan las dos opciones» y añadió que «para eso se tomó rápidamente la denuncia y la fiscal enseguida comenzó las actuaciones».

Además, el funcionario judicial contó que se realizarán pericias técnicas «respecto del freezer» y puntualizó que se analizarán las cámaras de seguridad «para ver quién ingresó al lugar el fin de semana» y determinar si se manipuló ese artefacto. La cartera sanitaria informó ayer que «en el marco de la campaña provincial de vacunación contra el coronavirus, que incluye un control permanente sobre la logística y el proceso de aplicación de las dosis, el Ministerio de Salud detectó un desvío en la cadena de frío de las vacunas del Hospital Oncológico de Olavarría».

Por otra parte Ramiro Borzi, titular de la Región Sanitaria XI de la provincia de Buenos Aires, declaró que “las vacunas que estaban en el freezer van a salir de circulación, no se pueden utilizar. Empezamos a corroborar una serie de hechos irregulares y graves».

Por ejemplo, el funcionario detalló que a las 2:50 de la madrugada se cortó la cámara que monitoreaba el freezer y se constató por otras cámaras movimientos extraños alrededor del hospital. Además, hubo una falta de reporte del personal de seguridad por la zona en la que están ubicadas físicamente las vacunas.

Asimismo, aseveró que “la única cámara de seguridad que cortó la transmisión” fue la que estaba frente al freezer con las vacunas y que el resto de las cámaras funcionaron con normalidad durante todo el fin de semana. Ante esa situación, el Ministerio «decidió retirarlas y reestructurar la vacunación del distrito, derivando al personal de salud que debía recibir las vacunas a los municipios vecinos» y «se inició un proceso sumarial para investigar lo ocurrido».