El hecho se desarrolló en la calle Caronti al 700, cerca de las 17 horas. Los desconocidos se llevaron una suma de dinero en efectivo.

La osadía de los delincuentes ya no sorprende en lo absoluto y cada vez se superan aún más en el grado de dificultad, como si fuera un videojuego. Prueba de ello es lo ocurrido en la tarde de ayer en un sector céntrico de la ciudad, con desconocidos que ingresaron a robar en una vivienda mientras los propietarios se encontraban en su interior.

Según se pudo saber, el hecho ocurrió entre las 16:30 y las 17, en un domicilio de la calle Caronti al 700. Los ladrones operaron con total impunidad, en momentos que los moradores permanecían en las habitaciones de la propiedad, para alzarse con una suma de dinero menor y darse a la fuga.

Florencia, una de las personas damnificadas, describió lo sucedido y valoró que no llegaron a cruzarse con los malvivientes.

“Creemos que nos entraron por el techo o por el patio, no sabemos bien. Y se llevaron solamente mi billetera con plata, revisaron mi mochila. Todos estábamos en la casa, mis papás acostados y yo me estaba bañando”, contó.

La joven insistió que el ingreso de los sospechosos se produjo a través de la parte superior de la morada, dado que “no había ninguna puerta forzada ni abierta”. Además corroboró que se retiraron por la puerta principal “por los rastros de las cosas que estaban tiradas en el camino”.

“No podemos estar tranquilos ni estando en mi propia casa. Por suerte no los vimos, no hubo nada con violencia, no nos rompieron nada. Esto nos parte porque laburamos un montón y se llevaron plata, que para nosotros son muchísimas horas de trabajo y nos desestabiliza”, manifestó.

Florencia comentó que participa de un grupo vecinal de Whatsapp y nadie llegó a observar una presencia sospechosa durante esos minutos.

“Es plata que nosotros la laburamos todos los mediodías. Vendemos comida, hacemos viandas y nos matamos laburando para que en dos segundos desaparezca”, completó.