Entendiendo los problemas económicos que trae la pandemia de Covid19 y en un trabajo conjunto con la Cámara de Comercio de la ciudad, el Intendente tomó la decisión de aplicar beneficios impositivos para los comerciantes afectados por la situación actual.

De esta manera habrá una eximición del 100% del pago de tasa de seguridad e higiene entre el 1ro de junio y el 31 de diciembre para guarderías y/o jardines maternales; restaurantes y bares; gimnasios; discotecas; transportes escolares y salones de fiestas; Una eximición 100% de la tasa de seguridad e higiene del 1ro de junio al 31 de julio para indumentaria; bijouterie y accesorios; zapaterías y prendas de vestir; Suspensión de los juicios de apremio hasta el 31 de diciembre.

Los titulares de comercios deberán iniciar el trámite de eximición ante la Subsecretaría de Recaudación en Pte. Perón y San Martín.

En un momento complejo por las consecuencias económicas y sociales de la pandemia, desde el Municipio se hacen enormes esfuerzos por atender las necesidades de cada uno de los sectores de la ciudad. De esta manera, se realiza un aporte más a los comercios locales, con los que se trabaja desde el primer día cuando se construyeron a nuevo el Centro Comercial y el Paseo Gastronómico o con la política que se mantuvo de prohibir la instalación de hipermercados que afecten su desarrollo.

El Presidente de la Cámara de Comercio e Industria local, Luis Blasetti, sostuvo: “Necesitamos estas medidas, sabemos que lo fundamental para nuestros comercios es que esta rueda no se detenga. El Intendente invierte, no sólo en Salud para atacar a este enemigo invisible que es el Coronavirus, sino también en obras, que traen como consecuencia trabajo. Y algo que siempre hablamos desde la Cámara de Comercio e Industria, es que cuando el trabajador tiene un peso en el bolsillo lo traslada a nuestros comercios, restaurantes, comprando y dejando su dinero en nuestra localidad”.

“De esta forma se mueve este engranaje que es muy importante, no nos olvidemos que estadísticamente, por cada comercio hay un promedio de tres o cuatro familias que viven de la actividad” recalcó Blasetti.